El rol clave de las mujeres en las MiPyMEs  

El rol clave de las mujeres en las MiPyMEs

Las MiPyMEs, término que abarca a cualquier emprendimiento o empresa que emplee de uno a 100 trabajadores, ya sea en comercio o en servicios, y hasta 250 en el sector industrial, juegan un papel fundamental en la generación del empleo en México. Y las mujeres, dentro de las MiPyMEs, tienen una importancia fundamental.

En efecto, las MiPyMEs contribuyen a mejorar la economía familiar al favorecer el autoempleo y la incorporación de más trabajadores a un mercado formal. Tradicionalmente relegadas al trabajo doméstico (no remunerado), muchas mujeres se han volcado a los microemprendimientos para contribuir con la economía familiar, pero también para desarrollarse personal y profesionalmente. Tener un ingreso les permite a las mujeres ser independientes, y por ello, empoderarse.

Por eso son tan importantes los microemprendimientos y la inclusión de mujeres en las PyMEs. Parte de la visión de estas empresas debe estar enfocada en formar organizaciones plurales y autónomas de mujeres. El compromiso de las mismas contribuye a proporcionar un ambiente de trabajo seguro, donde cada trabajadora se sienta cómoda.

Lamentablemente, la falta de capacitación es uno de los principales problemas del sector, que fuerza a muchas MiPyMEs a cerrar en menos de dos o tres años. Orientar los cursos de capacitación a las mujeres resulta fundamental para sostener la competitividad y la productividad de un sector del cual dependen tantos puestos de trabajo y que por eso tiene un peso tan relevante en nuestra economía.

En ese sentido, la capacitación resulta una herramienta esencial para mejorar las habilidades organizativas, incrementar la productividad y hacer que cualquier empresa, por pequeña que sea, logre ser competitiva en el mercado local. En la actualidad, hay diversos cursos de capacitación orientados a las empresarias y a las mujeres emprendedoras.