Cómo hacer que hasta la empresa más pequeña resulte competitiva  

Cómo hacer que hasta la empresa más pequeña resulte competitiva

En México, las pequeñas y medianas empresas, incluidos los microemprendimientos que emplean de una a diez personas, constituyen el eje de la economía local y la principal fuente de empleos. Sin embargo, muchas de estas empresas tienen una vida corta ya que no logran afrontar la competencia y desaparecen en un plazo medio de dos a tres años. ¿Qué puede hacer una MiPyME para ser competitiva, subsistir y crecer?

  • Forjarse una cultura organizacional: Muchas MiPyMEs sufren de alta rotación laboral, lo que en el largo plazo les limita su productividad. Esto puede reducirse forjando lazos de equipo entre los miembros del emprendimiento. Mantener creencias, hábitos, valores y tradiciones en común es una manera de generar actitudes positivas y fidelidad del empleado hacia la empresa.
  • Escoger la publicidad de forma inteligente: Debido a que el presupuesto del que dispone una MiPyME es significativamente menor que el de sus competidores, cualquier estrategia publicitaria debe ser planeada con mucho cuidado. Las redes sociales permiten escoger la audiencia de una manera efectiva, y existen diversas estrategias para propulsar el boca a boca (por ejemplo, ofrecer descuentos, sorteos, etc.) y hacer crecer a los seguidores de manera viral.
  • Considerar la capacitación como una inversión: Si bien la legislación de México considera la capacitación laboral como un derecho de los trabajadores, no todas las empresas lo cumplen. En efecto, el peor error que cometen las MiPyMEs mexicanas es considerar la capacitación como una pérdida de tiempo, o como un gasto superfluo. Invertir en capacitación del personal es la mejor manera de mejorar la productividad de cualquier empresa y mantenerse competitiva. No importa si los empleados son 50 o solo 5, un programa de capacitación aporta competitividad, mejora la productividad y hace que cada empleado se sienta valorado.